CAJAMARCA: AGUA Y SANEAMIENTO

Redacción 11 de junio del 2019 - 12:32 PM

Fuente: Panorama Cajamarquino 

Los daños generados por el colapso de una tubería de desagüe y los aniegos producidos en San Juan de Lurigancho, el distrito más poblado del país, han sacado a relucir la importancia de contar con una adecuada infraestructura de saneamiento y agua potable. En este contexto, cobra relevancia revisar las condiciones actuales de acceso a estos servicios, así como la inversión que se viene realizando en este ámbito en Cajamarca.

COBERTURA

Según el censo del 2017, el 74% de las viviendas de la región tiene acceso a la red pública de agua y el 38% a la de alcantarillado, lo cual situaría a Cajamarca por debajo de los promedios del país (78% y 67%, respectivamente). Sin embargo, es importante resaltar que la situación varía considerablemente según provincias y según ámbito urbano/rural. A nivel provincial, Cajamarca cuenta con el mayor acceso a la red pública de agua y desagüe, con 86% y 55%, respectivamente. En cambio, la provincia de Hualgayoc registra el menor acceso a la red pública de agua (60%), y la provincia de San Miguel, el menor acceso a desagüe (20%).

Dado que dos tercios de la población cajamarquina reside en el área rural, resulta relevante analizar el avance en la cobertura de alcantarillado y agua en la misma. Según el censo 2007, menos del 3% de viviendas rurales contaba con acceso a la red pública de desagüe y el 42% a la de agua. Si bien en la última década se han registrado avances, estos resultan insuficientes, puesto que, en la actualidad, solo el 14% de la población rural accede a la red pública de desagüe y 64% de agua. En contraste, en el ámbito urbano, el
porcentaje de acceso a alcantarillado y agua ascienden a 89% y 95%,
respectivamente.

Una de las metas del Plan Nacional de Saneamiento 2017-2021 es acortar las brechas que existen entre el sector rural y urbano. Así, en el 2021 el 70% de las viviendas en área rural debería contar con un buen sistema de desagüe (acceso a red de pública, letrina o pozo séptico) y el 81% podría acceder a agua potable de red pública (por conexión domiciliaria a o pileta pública). Para lograr estos objetivos, se estimaron inversiones totales de más de S/2 mil millones para ampliación de cobertura y cerca de S/850 millones para trabajos de rehabilitación, alcantarillado y tratamiento de aguas residuales.

INVERSIÓN PÚBLICA

Este año, el presupuesto de inversión en la región para temas de saneamiento asciende a S/277 millones, 30% menos que la cantidad asignada en el 2018. De manera similar a años anteriores, casi la totalidad (95%) de estos recursos serán dedicados al programa nacional de saneamiento rural, como una continuación del esfuerzo en cerrar las brechas. En cuanto a la distribución del presupuesto 2019, los municipios locales estarán a cargo del 39% y el gobierno nacional del 55%. En el 2018, ambos niveles de gobierno registraron niveles de ejecución mayores a 60%, a diferencia del gobierno regional que solo ejecutó el 37%. No obstante, el cambio de autoridades regionales y municipales de este año podría afectar el porcentaje de avance.