En Vivo

Brasil: Murió juez de Caso Lava Jato al estrellarse su avioneta

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Teori Zavascki, de 68 años, había abordado la nave en Sao Paulo. El aparato cayó en el mar cerca de la ciudad de Paraty.

Teori Zavascki, el juez del Supremo Tribunal Federal de Brasil encargado de la gran investigación por corrupción «Lava Jato», murió al estrellarse la avioneta en la que iba en las costas del estado de Río de Janeiro.

La tragedia fue confirmada por el propio hijo del juez Teori Zavascki. «Queridos amigos acabamos de recibir la confirmación de que mi padre ha muerto. Gracias a todos por la fuerza», escribió Francisco Prehn Zavascki en su cuenta de Facebook.

La avioneta, del modelo Hawker Beechcraft King Air C90, había salido del aeródromo Campo de Marte, en la ciudad de Sao Paulo, con rumbo a Paraty, localidad costera del litoral de Rio de Janeiro.

El aparato se estrelló en el mar a las 13:45 horas locales (10:45 a.m. en el Perú) a 2 kilómetros de la pista de aterrizaje de Paraty.

Las primeras imágenes de la zona muestran partes de la aeronave sumergidas en el agua en una tarde lluviosa.

«Al menos 50 militares y tres embarcaciones de la Marina de Brasil trabajaron en las búsquedas, además del equipo de Bomberos del Estado de Río de Janeiro y barcos pesqueros», afirmó afirmó La Marina de Brasil.

Según el cuerpo de bomberos, citado por medios brasileños, tres personas perecieron en el siniestro.

Zavascki, de 68 años, se encontraba en pleno proceso de homologación de las confesiones de 77 exejecutivos de la constructora Odebrecht, implicados en el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil.

Su decisión sobre las denominadas «delaciones del fin del mundo», por su potencial para implicar a políticos y miembros de la élite empresarial del gigante sudamericano, se debería dar a conocer en febrero, después del receso judicial.

La enorme mancha del «Petrolao», una red de sobornos y desvío de fondos públicos que se enquistó en la estatal Petrobras en la última década, ha puesto tras las rejas a prominentes empresarios y no ha dado respiro a la clase política.

Fuente: Agencias / El Comercio