AVANCE IMPARABLE DE CRIMINALIDAD ORGANIZADA EN EL PERÚ PUEDE SER REVERTIDO CON DECISIÓN POLÍTICA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Analista y especialista en desarrollo económico y ciudades, Humberto Pérez Fry, cuestionó también que nuestro país la justicia “sea demasiado garantista” con el delincuente, pero total y absolutamente indiferente con la víctima. Consideró además que la Policía peruana tiene que hacer una reingeniería en su forma de ver y combatir el delito.

RCR, 22 de noviembre 2018.- El avance imparable de las acciones delictivas, metodología y los índices de la criminalidad organizada, en el Perú, asociadas al narcotráfico, el lavado de dinero, sicariato y otras modalidades, con moldes parecidos a sus pares mexicanos, colombianos, caribeños y venezolanos puede ser revertido solamente con decisión política para enfrentarla, afirmó el analista y especialista en desarrollo económico y ciudades, Humberto Pérez Fry.

“En realidad, el problema es un poco complejo, pero simple de resolver. Es un tema de decisión política. Es simple porque depende del gobierno de turno, que tiene que tomar el toro por las astas. La sociedad peruana está siendo sometida a una serie de agresiones de manera sistemática. Y la democracia funciona cuando funciona el país. Si el país no funciona, la democracia no funciona”, subrayó.

En ese sentido, consideró que la sociedad peruana está viviendo una guerra con la expansión desenfrenada de la delincuencia organizada. “Esta es una guerra la que estamos viviendo actualmente, en sociedades como la peruana y en donde son: o nosotros, los ciudadanos, o ellos. Así de simple. Y en una guerra, o matas o mueres. No puede haber punto medio con la delincuencia”, enfatizó.

El experto insistió en que la delincuencia local está copiando e importando las más peligrosas modalidades de la criminalidad organizada internacional, como la venezolana, por ejemplo.

“Por ejemplo, los sindicatos (de construcción civil). Son bandas de delincuentes. Es muy probable muchos de esos 400 mil peruanos que fueron a Venezuela, en los últimos veinte años, hayan regresado con las mismas mañas y las miasmas taras que ellos aprendieron allá”, anotó.

En ese sentido, consideró que la Policía peruana tiene que hacer una reingeniería en su forma de ver y combatir el delito.

“Porque, por ejemplo, el criminal venezolano es mucho más más agresivo. El criminal venezolano no es como el peruano. El peruano te roba y, de repente, te mata. El criminal venezolano, primero te mata y luego te roba. Eso es lo que estamos enfrentando”, advirtió.

En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), Pérez Fry cuestionó también que nuestro país la justicia “sea demasiado garantista” con el delincuente, pero total y absolutamente indiferente con la víctima.

“Tan es así que la justicia es punitiva. O sea, te manda a una prisión, pero no es restitutiva: la víctima o familia de la víctima no recibe ningún apoyo del gobierno. Y mucho menos parte de esa reparación civil que tiene que pagarle al Estado, va para la víctima”, puntualizó.

Pérez Fry expresó igualmente que otra de las principales causas del crecimiento imparable y peligroso de la criminalidad organizada en el Perú “es la permisividad de nuestra sociedad con estos fenómenos delictivos”.

“Yo he visto el proceso de descomposición que ha sufrido la sociedad venezolana. Y ese mismo proceso de descomposición se está viviendo en el Perú. Y una democracia no funciona cuando las instituciones, como la más importante que es la justicia, que estamos viendo totalmente descompuesta, y el control de la seguridad interna de un país, no funcionan. Si no funciona eso, no funciona nada”, recalcó.