En Vivo

AUTORIDADES FORESTALES SE CAPACITAN PARA UN ADECUADO RECONOCIMIENTO DE ESPECIES FORESTALES MADERABLES EN UCAYALI Y JUNÍN

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente : PCM

En un curso presencial, los participantes reforzaron sus conocimientos en el reconocimiento de las principales especies forestales amazónicas.

Lima, 5 de octubre de 2022. Con la finalidad de fortalecer las capacidades de los profesionales forestales, el Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales y de Fauna Silvestre (OSINFOR) brindó un curso para facilitar la identificación de las principales especies forestales maderables de la Amazonía a 21 autoridades regionales forestales y regentes de las regiones de Ucayali y Junín, a fin de darles herramientas que faciliten la revisión y evaluación de planes de manejo forestal.

El curso tuvo una duración de cinco días consecutivos (del 21 al 25 de septiembre) y se desarrolló de manera presencial en el Centro de Investigación Marankiary de la Universidad Católica Sedes Sapientae, sede Atalaya, en Ucayali. Durante los días de aprendizaje, los participantes tuvieron sesiones teóricas y prácticas, a cargo del biólogo del Instituto de Investigaciones de la Amazonía peruana (IIAP), el investigador Ricardo Zárate.

De acuerdo con los datos oficiales del Ministerio de Agricultura y Riego, el Perú registra actualmente 275 especies forestales. Si a esto se le suma la gran diversidad de flora y fauna que existe en la Amazonía peruana, se puede tener un vistazo a la complejidad de la labor que tienen las autoridades forestales para revisar y evaluar Planes de Manejo para el aprovechamiento sostenible de los recursos forestales.

Es en ese sentido que la adecuada identificación de especies forestales maderables es un reto para las autoridades involucradas y, al mismo tiempo, un requisito importante para la planeación y desarrollo de las actividades forestales.

“Nos ha servido para recordar la dendrología (estudio científico de árboles y especies maderables). Esto nos va a servir cuando realicemos una inspección ocular, para un mejor reconocimiento de cada especie”, dijo Karen Pérez, especialista de la Sede Operativa Forestal y de Fauna Silvestre de Atalaya.

Durante los días que duró el curso, los participantes reforzaron sus conocimientos sobre las principales familias, géneros y especies forestales para el aprovechamiento forestal maderable y sus principales características dendrológicas. Asimismo, pusieron en práctica lo aprendido con varias salidas al campo, en las que identificaron los árboles y otras especies forestales, utilizando el aplicativo móvil iDArbol, desarrollado por el OSINFOR para este fin.

En una de las actividades prácticas, los participantes rescataron 40 plantas de aguaje que habían germinado de manera natural en las calles y parques de la ciudad de Atalaya. Con el fin de ponerlas a buen recaudo y brindarles un ambiente óptimo para su desarrollo, estas plantas fueron trasladadas y replantadas en las riberas de las quebradas ubicadas en el Centro de Investigación Marankiary.

De acuerdo con Zárate, las plantas de aguaje que crecen en las calles tienen altas probabilidades de morir, debido a que las condiciones climáticas y factores antropogénicos (de intervención humana) no son los adecuados para este tipo de palmera, conocida por su fruto, del mismo nombre.

El curso “identificación de especies forestales maderables” contó con el apoyo técnico de la Cooperación Internacional Alemana, GIZ, a través del programa ProAmbiente.