En Vivo

AUMENTO DE IMPUESTOS A LA MINERÍA SERÍA PÉSIMA MEDIDA PORQUE AHUYENTARÍA INVERSIONES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 24 de septiembre de 2021.- David Tuesta, presidente del Consejo Privado de Competitividad y exministro de Economía y Finanzas, señaló que un aumento de impuestos a la minería sería una pésima medida porque ahuyentaría las inversiones en el sector. Precisó que el Gobierno debería pensar en generar más inversiones mineras para ampliar la base tributaria y tener más recursos.

“Es una pésima medida, básicamente por dos razones. La primera es que ya se realizaron ajustes importantes a la tributación minera en años anteriores. Al día de hoy, con toda la tributación incorporada, tanto por impuesto a la renta, a la sobreganancia o sobreutilidades y otras contribuciones indirectas, la minería está pagando más del 50% de sus utilidades. Diferentes estudios dicen que esto puede estar entre 55 y 65% de las utilidades”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Advirtió que en las condiciones actuales se están dando señales negativas en cuanto a un buen espacio para generar inversiones. “Un inversionista busca seguridad jurídica, busca un gobierno que respete las reglas de juego, un escenario de tranquilidad política, donde los conflictos estén controladas y no alentadas por el propio gobierno, y que los centros mineros tengan buena conectividad a los puertos. Si uno hace una comparación entre los cinco países mineros más importantes, el Perú queda en quinto lugar”, indicó.

“Acá hay todo un espectáculo, juegos artificiales, llamando la atención. El Ministerio de Energía y Minas está planteando una serie de preguntas, para ver si la minería está generando rentabilidad social. Eso es una pérdida de tiempo, porque hace tiempo esas preguntas se han contestado. Contundentemente, la respuesta es sí, la minería trae rentabilidad social. Es un tema que puede terminar eliminando la inversión privada”, afirmó.

Destacó que el impacto de la minería al bienestar del país, no solo proviene del ámbito impositivo, que es una carga importante, más del 65% de utilidades. “El otro canal importante es la propia actividad minera, cuando extrae el mineral, lo procesa, lo refina y lo exporta. La inversión minera implica contratar empresas de todo tamaño en el país, contratar directamente empleados, traer inversión, generar capital, productividad, empleo indirecto, divisas. Todo eso redunda en un mayor impacto en la disminución de la pobreza”, resaltó.

“La mejor política fiscal es tener más minería y más inversión, porque se tiene más base, se recauda más y se tiene más recursos mineros. Si este Gobierno quiere generar más recursos mineros, en vez de estar pensando en multiplicar un impuesto que es alto, debería estar pensando en como anchamos esa base, más inversión minera, sobre la cual se puede tener más carga”, expresó.

Regiones mineras han reducido la pobreza

Enfatizó que el hecho de contar con más recursos permite generar una reducción importante de brechas sociales. “Por ejemplo, el hecho de que una región minera, respecto a una que no lo es, implica que su nivel de pobreza es 5 puntos más bajo, hay menos pobreza en 5 puntos porcentuales respecto a una región que no es minera”, apuntó.

“Además, el distrito que no es minero ya se ha beneficiado de todas maneras por los efectos multiplicadores de la actividad minera en todo el país. Por ser distrito minero, gracias a los recursos mineros, el nivel de pobreza es 5 puntos menor. Se encuentran resultados similares en la reducción de las brechas de agua y desagüe. El impacto sería mayor si es que los gobiernos se preocuparan en mejorar la utilización de los recursos”, observó.

Resaltó que falta afinar la distribución del canon y mejorar la gestión pública, porque ambas van de la mano. “Lo que falta mejorar es la distribución del canon. La distribución del canon tiene un componente que corresponde al tamaño de la región, de la provincia y al distrito minero productor, lo cual genera una distorsión entre pueblos vecinos. Hay un problema de cerrar de manera homogénea las brechas en las regiones”, anotó.

“La gestión es clave, ahí se podrían aprovechar los mecanismos modernos de ejecución, como, por ejemplo, el esquema de los Juegos Panamericanos, en el cual se prioriza la ejecución en el momento, se requiere gente capacitada, para que sean líderes en las regiones y dejen escuela, para que otros se encarguen de otros proyectos. Otra forma de mejorar la calidad de ejecución es el esquema de obras por impuestos”, subrayó.