En Vivo

Apurímac apostó por inversiones y en cinco años redujo la pobreza 18 puntos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Cajamarca –donde se paralizaron proyectos extractivos- se convirtió en la región más pobre del país.

RCR, 12 de julio de 2016.- Apurímac ha sido una de las regiones del país con mayor reducción de la pobreza en los últimos cinco años y esto se debió al crecimiento de las inversiones en esta región, manifestó José Carlos Saavedra, director de análisis macroeconómico de Apoyo Consultoría.

En diálogo con RCR, Red de Comunicación Regional, el especialista dijo que el porcentaje de pobres en esta región andina pasó de 57% de la población a 39% entre el 2011 y el 2015: 18 puntos porcentuales y esto obedece a que allí el flujo de inversión pública y privada creció 20% en promedio cada año entre el 2012 y el 2015.

El fuerte dinamismo de la inversión, consecuentemente, permitió que en Apurímac el empleo dependiente aumente en 50% y que los salarios crezcan 30% en términos reales entre el 2011 y el 2015.

Recordó que la inversión responde, principalmente, al inicio de construcción del megaproyecto cuprífero Las Bambas, el cual demandó una inversión de US$ 7,000 millones, equivalente a nueve veces el Producto Bruto Interno (PBI) de Apurímac en el 2011.

A esto se suma, explicó, que como producto de un acuerdo entre el gobierno nacional, regional y la empresa minera, se adelantaron las transferencias por canon minero, lo cual permitió financiar el crecimiento de las obras de infraestructura pública en la región.

Saavedra señaló que su data se sustenta en los resultados de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO 2015) del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), la más completa fuente de información pública para entender la evolución de los indicadores sociales en el Perú.

Cajamarca: mayor miseria

El analista observó que los resultados de este estudio muestran diferencias importantes en la reducción de la pobreza entre Apurímac y Cajamarca, historia que es útil para ilustrar la importancia del crecimiento económico en la mejora de las condiciones de vida de la población.

En efecto, mientras Apurímac crecía, en Cajamarca la pobreza prácticamente se estancó durante el mismo periodo y se mantuvo por encima de 50%. Así, en el 2015 Cajamarca se consolidó como la región más pobre del país.

La principal explicación de las diferencias entre estas dos regiones, puntualizó Saavedra, es la dinámica de la inversión: mientras Apurímac le abría sus puertas, en Cajamarca la inversión pública y privada cayó 20% en promedio cada año entre 2012 y 2015 y esto obedeció principalmente a la paralización de grandes proyectos de inversión minera.

A esto se suma que la inversión pública se vio afectada por la caída del canon minero, producto de la menor producción de los yacimientos y de la caída en el precio internacional de los metales.

Aclaró que la diferencia en la reducción de la pobreza entre Apurímac y Cajamarca de ninguna manera obedece al crecimiento de los programas sociales pues este fue más fuerte en Apurímac. Además, en los últimos años, las transferencias de Juntos y Pensión 65 por habitante han crecido a tasas similares en ambas regiones.