ANGEL DELGADO: LOS PERUANOS DEBEMOS SENTIRNOS ALIVIADOS POR RECHAZO DEL ACUERDO DE ESCAZÚ EN EL CONGRESO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 25 de Octubre 2020 .- Ángel Delgado Silva, jurista e internacionalista, dijo que todos los peruanos debemos sentirnos aliviados por el archivamiento de la ratificación del Acuerdo de Escazú en el Congreso. Sin embargo, advirtió que tenemos que prepararnos porque los organismos internacionales van a seguir presionando para que el Perú suscriba ese tratado con el fin de que las potencias puedan disponer de nuestros recursos naturales.

“Todos los peruanos debemos de sentirnos aliviados de haber ganado esta batalla, pero también tenemos que estar preparados, porque es muy probable que tendremos una ofensiva de las fuerzas que están detrás del tratado de Escazú, y que no solo es el Estado peruano, que se ha manifestado a través de Vizcarra, sino fuerzas internacionales que quieren intervenir en los asuntos de nuestro país, porque somos poseedores de un emporio muy rico en materias primas que ellos codician”, indicó a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Señaló que “hay una gran presión sobre el Perú por parte de las Naciones Unidas, por parte de instancias internacionales y ONG que representan esos intereses, para que el Perú a través de su Parlamento aprobara y pudiera ser parte de ese acuerdo”. “La decisión peruana de no hacerlo, al lado de países como Chile y Brasil, que tenemos un importante sector de la Amazonía, es que los asuntos que nos competen no sean objeto de resoluciones y decisiones que en última instancia lo van a tomar los organismos internacionales”, dijo.

“Hace casi 200 años los latinoamericanos tomamos la decisión de romper los lazos   coloniales con España y no puede ser que ahora a punto de celebrar este magno aniversario se nos quiera volver a esclavizar a las prácticas neocoloniales como las que Escazú representa. Esto es una afirmación de la soberanía y honor nacional como lo han expresado diplomáticos, militares, académicos, representantes de los gobiernos regionales y organizaciones de base de la Amazonía, que han dicho no a Escazú”, subrayó.

Afirmó que “la suscripción del tratado hubiera significado dejar de lado un conjunto de proyectos especialmente en la Amazonía, en las zonas más pobres de nuestra patria, bajo el pretexto de proteger el ambiente o darle la razón a las ONG ambientalistas, financiadas con recursos internacionales y que hacen todo el esfuerzo para bloquear las políticas de inversión y desarrollo”.

“Que las grandes potencias no tengan injerencia en nuestro desarrollo y en nuestras decisiones es un asunto fundamental que define las líneas entre quienes están por el Perú y su soberanía y entre aquellos que nos quieren convertir en una pieza más del mundo globalizado, pero dominado por las grandes potencias que todos conocemos”, agregó.

Recordó que “el tratado se terminó de elaborar el 2018 y representantes del Perú habían participado a espaldas del pueblo”. “Los representantes del medio ambiente llegaron a suscribir el acuerdo, pero tratándose de un convenio internacional, que tiene que ver con derechos humanos y con soberanía nacional, la Constitución del Estado dice que la adopción le corresponde al Congreso de la República. De acuerdo a las reglas del propio tratado se requiere que 11 países puedan suscribirlo para que el tratado entre en vigor y posteriormente los países que quieran pueden adherirse”, aseveró.

Comentó que “el Congreso haciendo eco de importantes sectores de la población, especialmente de la Amazonía que se habían movilizado en contra de la posible ratificación de este tratado, ha sabido honrar su compromiso con sus representados y ha emitido un dictamen en mayoría en el cual se rechaza su aprobación y no va a ser ratificado ante el Cepal y la OEA, que son los organismos que han venido promoviendo ese acuerdo”.

“Este es un triunfo popular y creo que las personas con posiciones disimiles coinciden en el amor a la patria, coinciden en que los problemas del Perú lo tienen que arreglar los propios peruanos. Sin ningún tipo de interferencia de organismos internacionales es posible seguir adelante y poner en evidencia a todos aquellos globalistas radicales, que pretendían que los problemas del ambiente en el Perú, fueran resueltos por instancias internacionales, y eso era una afectación a la soberanía nacional”, manifestó.

Elecciones

De otro lado, advirtió que “el presidente Vizcarra con el aparato del Estado en sus manos puede manipular las elecciones para favorecer a sus preferidos en lugar de proporcionar una salida democrática”. “Sería la forma de poner a un candidato que le asegure impunidad y le cuide las espaldas. Esto es el peligro y queremos advertir a todo el país”, apuntó.

“Ante esa situación los firmantes de un documento público expresamos hace unos días nuestra preocupación y nos preguntamos si una persona así es una garantía para llevar adelante un proceso transparente de transferencia de poder o va a intentar manipular las elecciones para que los candidatos títeres tipo Forsyth, Guzmán y otros reciban los beneficios del aparato del Estado que él todavía dirige, porque su poder es inmenso”, remarcó.

“Es muy probable que cuando termine su mandato la caigan todas las furias encima y ahí sin la inmunidad presidencial que goza va a tener que rendir cuentas y va a ser investigado”, anotó. Consideró que la crisis política que sufre el Perú se debe a las “conversaciones procaces, deshonestas y delictivas del entorno del presidente. Ahí dice que hay que mentir y engañar a la Fiscalía. Por si eso no fuera suficiente, ahora sabemos que el presidente ha recibido sucesivas coimas por haber favorecido a las empresas del Club de la Construcción, cuando era gobernador regional”, dijo.