ANA INICIA PLAN PARA PREVENIR ESCASEZ DE AGUA EN EL NORTE DEL PAÍS ANTE AUSENCIA DE LLUVIAS POR DOS AÑOS CONSECUTIVOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

 RCR, 15 de septiembre de 2020.- Patricio Valderrama, asesor de la jefatura de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), anunció que se ha iniciado un plan de perforación y mejoramiento de pozos de agua subterráneos, debido a que se prevé la escasez de lluvias por dos años consecutivos en el norte del Perú. Señaló que se busca garantizar el uso del recurso hídrico para la campaña agrícola del periodo 2021-2022 y se ha declarado la emergencia hídrica para prevenir mayores daños. 

“Estamos en un año que ha sido mayormente seco, principalmente para el norte del Perú. Las precipitaciones que hemos tenido durante la temporada de lluvias, generalmente de diciembre a abril, han sido menores a las esperadas. Las grandes reservas de agua, los reservorios y masas de agua, no se llenaron o no cumplieron las expectativas hídricas que se esperaban. Esto, sumado a los indicios de que el verano 2021 va a tener las mismas características del 2020”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Señaló que estaríamos enfrentando dos años secos consecutivos, lo cual ya podría comenzar a generar cierto problema con la escasez de recurso hídrico. “Es por eso que en el Ejecutivo se decidió declarar en estado de emergencia por peligro inminente en las regiones de Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad y Cajamarca. Eso quiere decir que es un fenómeno que todavía no ocurre, pero estamos a tiempo de prevenirlo”, indicó.

“Las medidas muy claras. Primero: mejoramiento de pozos. Sabemos que no va a llover, entonces tenemos que echar mano de otras fuentes de agua y la principal es la subterránea. Segundo: afianzamiento de estructuras como canales, tuberías y ductos, para que estén limpios y evitar que el agua se pierda por filtración, por rebose o cualquier otro motivo. El tercero: comunicación intensa para que los pobladores y productores entiendan que el agua es un recurso que se puede acabar y hay que cuidarlo”, manifestó.

Enfatizó que la ANA está trabajando en este plan desde febrero de este año, debido a las condiciones climáticas y oceánicas que tenemos. “Estamos a tiempo. Se está tomando todas las previsiones. Los núcleos ejecutores del Ministerio de Agricultura (Minagri) están limpiando los canales y vamos iniciar con una campaña de mejora de pozos para que la falta de agua que se vería en la primera mitad del próximo año no tenga un impacto importante ni para las ciudades ni para los agricultores del norte del Perú”, subrayó.

Reuniones con productores y autoridades

Valderrama también informó que las reuniones con los productores y autoridades locales del agua empiezan esta semana. Tenemos varios meses para tomar acciones y lo que se quiere hacer es evitar una suerte de estrés hídrico para el Perú que nos afectará a todos”, destacó. “Las plataformas de reuniones involucran a todas las cadenas productivas, distributivas y de gobierno en el norte del Perú”, indicó.

“Los próximos meses se tiene el recurso hídrico almacenado en las represas, el problema es qué va a pasar si en diciembre no comienzan las lluvias para recargar esas fuentes de agua. Es ahí donde tenemos que actuar en el marco de un plan de acción con el recurso hídrico para asegurar la producción del 2021-2022”, remarcó.

Comentó que en el norte hay muchos cultivos que dependen de mucha cantidad de agua, como el arroz. “Entonces, ejecutando este plan se va a asegurar la campaña y el suministro adecuado y justo para pequeños agricultores y los grandes agroexportadores. Estamos ante la posibilidad de la ocurrencia del Fenómeno de la Niña y eso consolida un escenario de pocas lluvias para el verano que viene”, anotó.

Explicó que los grandes reservorios de todo el Perú se llenan únicamente con la lluvia. “Ya sabemos que, en el norte del Perú, en el verano que viene, va a llover menos de lo esperado, entonces los reservorios y presas se van a llenar menos de lo que se espera y ahí vamos a tener problemas si es que no pensamos a actuar de manera responsable ahora. La escasez es particularmente en el norte. Por eso que la declaratoria de estado de emergencia por estrés hídrico se enfoca en cinco regiones del norte del Perú”, dijo.

“La idea de la declaratoria de estado de emergencia es que todas las instituciones del Perú, incluyendo las empresas privadas, gobiernos regionales, gobiernos locales, juntas de regantes, autoridades locales del agua, Defensa Civil y todo el aparato de manejo emergencias y prevención que estamos involucrados en este tema trabajemos en conjunto. La idea de este plan es que el consumo de agua potable doméstica no se vea comprometido”, destacó.

Resaltó que no solo es la concientización del uso del agua de manera responsable, sino también una serie de informes respecto al monitoreo. “Se va a ir informando de manera constante cuánta agua hay disponible en los reservorios, cuanto está lloviendo, que zonas están teniendo menos lluvias y que zonas están teniendo más lluvias de lo normal, como van los caudales de los ríos. La idea es que toda esta información fluya de manera correcta hacia las autoridades regionales y las juntas de regantes”, anotó.

“Ya estamos en las reuniones intermedias para la consolidación del plan. Las autoridades regionales tienen la capacidad de fiscalización, de control y de prevención, inclusive hasta de distribución, mediante las empresas de agua”, señaló. Se trata de que todos tengamos acceso justo a este recurso, para evitar que la escasez que se va a ver en junio y julio afecte lo menos posible a la población y a los agricultores, afirmó.

Ver entrevista…