En Vivo

ALBERTO MORENO: LA IZQUIERDA PERUANA TIENE QUE DEJAR ATRÁS EL SECTARISMO PARA TRIUNFAR EN LAS ELECCIONES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 05 de Marzo 2021 .- Alberto Moreno, líder de la izquierda y dirigente de Patria Roja, sostuvo que la izquierda peruana tiene que dejar atrás el sectarismo y la estupidez para lograr la unidad y triunfar en las próximas elecciones. También afirmó que los regímenes dictatoriales de Venezuela y Cuba son proyectos revolucionarios que han sido satanizados por los Estados Unidos.

“Si queremos una izquierda madura y una izquierda responsable, una izquierda que quiere que las cosas cambien, tiene que dejar atrás toda esa tradición estrecha, sectaria, inmediatista, donde lo que importa es la candidatura. Aquí cabe resaltar el concepto de proyecto de país, solo una visión de proyecto nos permite subordinar a las personas en función de ese proyecto. Cuando no hay proyecto, se impone la personalidad y el grupo”, indicó a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Reconoció que la izquierda no ha podido lograr la unidad desde los 80 debido a intereses personales y partidarios. “La izquierda unida la perdimos por la estupidez de pensar en los intereses inmediatos. No fue una derrota que nos infligieron, nos infligimos nosotros y desgraciadamente tenemos que sacar las lecciones del caso. La unidad hay que pensarla no en función de los acuerdos de cupulas, que es importante, pero más importante es ganar a esa gran mayoría de gente dispersa que está buscando una opción”, dijo.

“Cuba ha sido asediada durante 50 años con el proyecto de liquidar ese proyecto revolucionario. Si Estados Unidos practica la democracia porque permite eso. Eso está pasando también con Venezuela, no solo es el cerco económico, sino hay también el afán de intervenir militarmente ese país con la participación de países latinoamericanos, como Colombia. Se ha satanizado a esos países. Nosotros no vamos a gobernar pensando en otros países, sino a partir de nuestra propia realidad”, afirmó.

Manifestó que la población ya no cree en la política, porque la identifica con la corrupción. “Este es un problema cultural asentado en la conciencia y la tradición peruana. Bolívar establecido un decreto que sancionaba con la pena de muerte a quien usara malamente del Estado más allá de 10 pesos de ese entonces. Este problema es institucionalizado, acá hay que trabajar en los dos frentes, para recuperar la confianza de la gente en la política y en las instituciones de la política y el Estado tiene que haber una política distinta al que tenemos”, expresó.

“No existe un partido político con una ideología y un compromiso, aquí hay caudillismo. En segundo lugar, un gran sector de la población esta preocupada en los problemas familiares que tiene. Hay dos opciones: una opción de la continuidad y una opción por el cambio. Si continuamos con este modelo no habrá cambios sustanciales y continuaremos con lo mismo. El cambio supone el cambio de la Constitución del 93. La acción de Verónika Mendoza es una opción clara de cambio y la otra opción de derecha no tiene nada definido con claridad porque tampoco tiene partidos sólidos”, anotó.

Candidatura de Lescano no representa a la izquierda

También consideró que la candidatura de Lescano no representa a la izquierda y es más de lo mismo. “La derecha se da cuenta que con el mensaje de Keiko Fujimori con su defensa cerrada del proyecto neoliberal hay un basto espacio de la población que se puede inclinar por el cambio y Lescano aparece con esa imagen de progresista que no tiene para rebajarle a Verónika Mendoza un espacio que ella puede ganar. Lescano es la expresión de la continuidad que tenemos. Lescano no es una expresión de la izquierda y de cambio, es la expresión del continuismo para confundir a la opinión pública”, apuntó.

“No se puede descartar la importancia de las inversiones, la inversión privada es necesaria. Una inversión según el proyecto neoliberal no garantiza el desarrollo, ha sido un crecimiento transitorio que no se ha convertido en desarrollo. Ningún país puede desarrollarse en cinco años, se requiere de un proyecto a largo plazo. Argentina el siglo pasado fue la novena potencia mundial y ahora como están. Hay que pensar en todas las potencialidades”, reconoció.

Aseguró que se necesita construir una cultura donde la moral sea fundamental, donde la población sea formada desde la niñez con valores. “Para eso es fundamental la educación, pero con esta educación no podemos esperar mucho. Por eso una política de cambio no se puede hacer sin una participación de la población y con la derecha no se va a poder hacer. No es posible construir una democracia sin la población organizada y un Estado institucionalizado. El proyecto neoliberal se encargó de destruir las organizaciones sociales y los partidos políticos con Fujimori. Hay que reconstruir todo ese tejido social político si queremos un país diferente”, subrayó.