Acusan a dirigentes de La Oroya de tener intereses económicos y estar en contubernio con Doe Run

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Ex directivo sostiene que jerarcas sindicales manipulan a trabajadores para presionar a gobiernos en beneficio de la empresa.

RCR, 10 de agosto de 2016.- Los dirigentes del sindicato de trabajadores del Complejo Metalúrgico de La Oroya están enquistados en sus cargos desde hace años y no los animan la defensa de los intereses de los trabajadores, sino, intereses económicos particulares, incluso trabajan en pared con la empresa Doe Run Perú, acusó Aníbal Cahuapoma, ex dirigente de ese gremio.

En declaraciones a RCR, Red de Comunicación Regional, el ex secretario general del Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos de La Oroya, llamó la atención que la mayoría de los actuales dirigentes de este gremio están allí desde cuando empezó la debacle de la empresa y tienen responsabilidad de los problemas que se han sucedido en la planta paralizada desde hace siete años.

Dijo que se debe preguntar al dirigente sindical Luis Castillo –vicepresidente de la Junta de Acreedores de la empresa- por qué los dirigentes siguen en esos puestos si no han contribuido a solucionar la crisis en el complejo metalúrgico.

Recordó, por ejemplo, que en el 2009, durante el segundo gobierno de Alan García, los dirigentes del sindicato –mayoría de los cuales siguen en sus puestos- rechazaron la propuesta del Ejecutivo para que los trabajadores sean los administradores judiciales de la empresa (tema sobre el cual el congresista Jorge del Castillo, entonces primer ministro, confirmó a RCR).

Sostuvo que la dirigencia sindical “siempre ha hecho un juego a la empresa” (Doe Run Perú) utilizando a los trabajadores para arrinconar siempre a los gobiernos para tener ampliaciones (de remediación ambiental y del plazo para la liquidación en marcha de la empresa) con el pretexto de proteger los derechos laborales de estos.

Desde 1997, remarcó, lo que ha hecho esta empresa es sólo obtener ampliaciones, modalidad que le conviene mientras tanto el país pierde por la paralización de la planta, pues no recibe divisas por la transformación de los concentrados de minerales.

El ex dirigente finalmente dijo que debido a la incompetencia de los dirigentes sindicales, de los aproximadamente 3,500 trabajadores de la planta solo quedan unos 2,200 porque el resto ha renunciado.

Escuche la entrevista.