En Vivo

ACEPTACIÓN DE TÍA MARÍA SERÁ CLAVE PARA FUTURAS INVERSIONES MINERAS EN EL PERÚ

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Consultor en temas de minería y desarrollo, Mario Cedrón, recomendó también realizar márquetin social a la población para potenciar rol productivo de la actividad minera en el país.

RCR, 16 de abril 2019 .- En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), Mario Cedrón estimó que la aceptación del proyecto minero “Tía María” se constituirá en el verdadero termómetro de la receptividad futura de la inversión minera internacional en el Perú.

“Vamos a ver qué pasa en Tía María. Ésta (la conflictividad de Las Bambas) ha sido la gran alerta.  Los inversionistas mineros en el mundo están atentos a como se van a desarrollar los acontecimientos en el Perú. Pero yo creo que, si Tía María no sale, hay que olvidarse de las nuevas inversiones mineras, en el país”, sentenció.

En ese sentido, estimó que lo primero que debería hacer el Estado para respaldar la consecución del proyecto Tía María es establecer el principio de autoridad, sin permitir acciones violentas.

“(Luego), dialoguemos, sentémonos, negociemos. Veamos con la minera lo que es valor compartido. No sólo lo que minera pueda aportar, sino también lo que es lo que el Estado pueda aportar. ¿Hay un Plan de Desarrollo para zona de Tía María y Cocachacra? Cómo potenciamos. En base ello, vamos ganando la voluntad (de la población)”, apuntó.

El profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú explicó que el país tiene tres tipos de recursos: los de carácter natural (que incluyen a la minería, la pesca, la madera, entre otros); el capital físico o infraestructura; y el más importante, que es el capital humano.

“Como la minería trabaja el recurso natural no renovable, evidentemente cuando extraemos el mineral esto se va reduciendo. Y tiene que utilizarse, pero no para gasto corriente, sino tiene que usarse para incrementar al capital físico y el capital humano para que el capital social, que está conformado por los tres, no disminuya. Entonces, esa es la estrategia”, puntualizó.

Agregó que esa es la razón por la que el canon minero no puede ser utilizado para gastos corrientes. “Pero, por otro lado, tampoco hay la capacidad de gestión por parte de los gobernadores, los alcaldes y las comunidades para utilizar bien el dinero”, enfatizó.

En ese contexto, Cedrón consideró un error en anclar a las comunidades campesinas con actividades y empresas asociadas a la minería, que –anotó- es un emprendimiento no renovable, distrayéndolas de su verdadera vocación productiva en el agro, la ganadería y otras.

Márquetin social a la población

Asimismo, advirtió que la falta de una adecuada asesoría del Estado a las comunidades en sus negociaciones con las compañías mineras, ha permitido la aparición de aventureros y aprovechadores, como es el caso de los “asesores legales” de los comuneros de Fuerabamba (Apurímac), los hermanos Jorge y Frank Chávez Sotelo.

“¿Por qué?  Porque las comunidades no encuentran en el Estado el soporte, el apoyo. Hay que capacitar a las comunidades en el tema de la negociación, para que sepan negociar bien. En lugar de estar pidiendo S/ 1 000 000 (un millón de soles). Hay que preparar jóvenes líderes. Para que las comunidades no caigan en manos de Gregorio Rojas”, remarcó.

Rafael Correa: ejemplo estatal de defensa de inversión minera

En ese sentido, consideró como un ejemplo emblemático de este esfuerzo, la política en defensa de la inversión minera que desarrolló en Ecuador, el expresidente, Rafael Correa.

“Un presidente (Correa), que la tenía clarísima. Que no dudaba en salir en televisión informando al pueblo ecuatoriano de las ventajas y beneficios que traía la minería”, apuntó.

Tras recalcar el “tremendo esfuerzo” que ha significado para el Perú vender la imagen de una nación atractiva para la inversión minera, Cedrón cuestionó el desperdicio que significa dilapidar esta tarea, “con golpes como (el conflicto de) Las Bambas, en donde el país demuestra una falta de institucionalidad”.

“En donde se legaliza el delito. Y puede venir el vicepresidente de una comunidad (campesina) en su  ´cuatro por cuatro´ de lujo, borracho, atropellando –inclusive a la Policía-, y no le pasa nada. Y en dónde se bloquea el ingreso a la propiedad privada. Entonces, si yo soy inversionista, no voy a escoger al Perú”, anotó.