ABANDONO DE TÍA MARÍA DEMUESTRA QUE GOBIERNO NO TIENE ESTRATEGIA PARA DESARROLLAR EL SUR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Analista en temas políticos, Iván Arenas, vaticinó también una “agudización” de la conflictividad social para los próximos meses en el Corredor Vial del Sur, en razón al futuro accionar de los  congresistas de los partidos de izquierda que han alcanzado representación en el Congreso complementario, como por el proceso eleccionario del 2021.

RCR, 17 de febrero de 2020.- La inhibición presidencial en acompañar la realización del proyecto minero Tías María (Arequipa), demuestra que el gobierno no tiene una estrategia para el desarrollo de la macrorregión del Sur, advirtió el analista en temas políticos, Iván Arenas.

“Es evidente que este gobierno no tiene una estrategia, no sólo para sacar adelante la gestión y  los proyectos mineros, sino que no tiene una estrategia para el desarrollo del sur peruano. Ahora, que no vaya Tía María y que el nudo energético entre el Ilo y Matarani esté en veremos, es evidente que este gobierno no tiene una estrategia para el sur peruano”, subrayó.

Tras insistir en que el abandono gubernamental del acompañamiento a Tía María es un retroceso y “una mala señal” para las inversiones mineras, indicó que dicho mensaje no se ha trasladado a otros proyectos que son importantes como Zafranal, Quellaveco y otros.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Arenas vaticinó también una “agudización” de la conflictividad social para los próximos meses en el Corredor Vial del Sur, en razón al futuro accionar de los congresistas de los partidos de izquierda que han alcanzado representación en el Congreso complementario, como por el proceso eleccionario del 2021.

“Entonces, va a haber conflictividad, de acá a unos meses, cuando el Congreso se instale, porque hay congresistas que, si bien no son radicalmente antimineros, sí tienen una prédica contra las inversiones mineras, aunque no hayan participado mucho en las protestas”, enfatizó.

En ese contexto, dijo concordar con Alta Comisionada para el Corredor Minero del Sur, Paola Bustamante, cuando señala la existencia de un sector de las comunidades, ubicadas en las áreas mineras, empeñado en frustrar las Mesas de Diálogo y Mesas Técnicas, a fin de crear un factor de desestabilización en la zona.

“Hay un tema de desconfianza y descrédito. Pero también hay que entender que la Alta Comisionada no lo está haciendo tan mal porque, de alguna manera, ha encontrado esta política (de diálogo) para reducir la conflictividad en la zona”, anotó.  

Refirió igualmente que dentro de las negociaciones de las Mesa de Diálogo y Mesas Técnicas entre las comunidades, la compañía minera y el Estado, en la región Apurímac, se han generado exageradas expectativas pecuniarias, respecto a la compra de terrenos, ubicados en el trazado de la carretera del Corredor Vial del Sur.     

En otro momento, Arenas destacó el surgimiento de una nueva clase media, alrededor de la actividad minera, con una serie de empresas y emprendimientos “no solamente proveedores de las empresas mineras, sino que –junto con ellas– han surgido servicios y otro tipo de empresas”.

“Pero, adicionalmente a ello, hay mucha organización de parte del sector minero, en torno a la sociedad. Tu puedes darte cuenta que hay líderes de las comunidades y empresas comunales que están dando servicios. Y esos servicios, cuando se traducen en soles, son millones de soles que se están transmitiendo a las comunidades…  Nosotros tenemos que estar contentos y orgullosos de que hay un modelo de desarrollo minero que ha traído beneficios directos al Perú”, concluyó.

Escuchar entrevista…