A DIOS Y A LA PATRIA SE LES DA TODO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Arzobispado de Lima

“Miremos hacia adelante con esperanza, miremos dando todo a nuestra patria para defender el orgullo de lo que somos y para servir con este orgullo a la paz del mundo”, fueron las palabras que expresó el Nuncio Apostólico, Monseñor Nicola Girasoli, en la Misa que presidió en la Catedral de Lima por los 100 años de la recuperación de la Independencia de la República de Polonia, el domingo 11 de noviembre.

Comentó que el Papa Francisco, en un mensaje por este aniversario de Polonia, hace una amplia referencia a una homilía de San Juan Pablo II, en la cual habla del elemento fuerte de identidad que une al pueblo polaco.

“San Juan Pablo II hizo un discurso muy lindo, muy fuerte, de unidad que en esta ocasión de los 100 años tiene más resonancia sus palabras que nos llenan de esperanza. El elemento fuerte de la fe que ilumina, que da fuerza, que da esperanza. El Papa Francisco dice que esta identidad de un pueblo es una identidad de sí. Más coraje, más entusiasmo para mirar hacia adelante, en un servicio que naturalmente como nación, Polonia, hace mucho tiempo hace para la unidad y el bienestar de Europa”.

Orgullosos de nuestra identidad
Recordó la referencia que hace la Declaración Universal de los Derechos Humanos sobre la identidad de un pueblo.

“Nos dice que la identidad de un pueblo se expresa en tres dimensiones: Primero, el idioma que es un factor de identidad. Segundo, la cultura, que es todo el patrimonio de tradiciones que tiene un pueblo. Y tercero, la religión. Estos tres son la identidad que cada pueblo debe defender. Esta identidad de la cual cada pueblo debe ser orgulloso como ustedes que están orgullosos de sus tradiciones, de su idioma, de su religión, de su cultura. Y este orgullo se derrama en un servicio que nos hace mirar hacia adelante”.

Señaló también que la identidad de un pueblo nos une y nos hace mirar hacia adelante, pues va más allá a los confines territoriales donde esto se expresa: “Por eso ustedes, la comunidad polaca que vive en Perú se sienten orgullosos de esta identidad y unidos al gran pueblo, la gran nación donde se expresa esta identidad, el territorio actual de Polonia”.

Finalmente, mencionando las palabras del Evangelio, Monseñor Girasoli afirmó que Jesús nos hace entender que a Dios no le podemos poco o mucho, ya que a Dios se le da todo; al igual que a nuestra patria.

“No podemos dar a nuestra patria poco o mucho. Se le da todo. Y cuando se le da todo, ponemos el bien de la patria, ponemos el bien del país, por encima de todas las cuestiones personales, de todas las motivaciones humanas”.

Concelebraron con el nuncio apostólico, sacerdotes polacos que desarrollan su labor pastoral en el Perú. Y estuvieron presentes la embajadora de la República de Polonia en Perú, Magdalena Śniadecka – Kotarska, miembros de la comunidad polaca residente en Lima y miembros del cuerpo diplomático acreditado en nuestro país.