A 28 AÑOS DE LA CAPTURA DE ABIMAEL LOS PERUANOS NO APRENDIMOS NADA, DESPRECIAMOS LA VIDA Y PERMITIMOS QUE VUELVA SENDERO 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 14 de septiembre de 2020.- El ex director de la Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior y ex integrante del Grupo Especial de Inteligencia (Gein), José Luis Gil, señaló que la captura de Abimael Guzmán, hace 28 años, no se desliga de la realidad, porque hoy vemos que los peruanos no hemos aprendido del legado que el trabajo realizado por inteligencia que condujo a la detención del referido líder terrorista le dejó a la ciudadanía.

“El 1992 el terrorismo había contraído las inversiones y éramos un paria internacional. La muerte era cotidiana en el país, nos habíamos acostumbrado a encontrar policías y autoridades muertos como si nada hubiera pasado, y que Sendero Luminoso pensaba que ya tomaba la nación peruana”, afirmó.

“La captura de Guzmán nos ha dejado la lección de que hay que valorar la vida, la paz, la libertad y la democracia. Han pasado 28 años y los peruanos no hemos aprovechado esos cuatro valores. Hoy tenemos un desprecio por la vida, la criminalidad ha avanzado y las muertes son cotidianas, como hoy a consecuencia del COVID que son más de 60 mil según algunos datos y 30 mil según informes oficiales. Como es posible que en casi 30 años no hayamos tenido capacidad de mejorar nuestro sistema de salud. Eso es un desprecio a la vida”, destacó.

Partidos violentistas amenazan democracia

Gil Becerra lamentó que pese al legado del Gein, de apostar por una democracia fortalecida, la ciudadanía siga pensando en elegir partidos políticos o movimientos políticos cuya columna vertebral es la violencia. “Como es posible que queramos elegir a Antauro Humala, como es posible que Sendero Luminoso haga partidos políticos, como es posible que ensalcemos a los exterroristas del MRTA. ¿No queremos paz, queremos que vuelvan las guerras, eso queremos los peruanos 28 años después?”, señaló.

“Como es posible que habiendo dejado el legado de que la democracia es el mejor sistema, hoy estemos jugando con bufones políticos y entreguemos nuestra democracia a manos inexpertas. No hemos aprendido la lección y eso es frustrante. Acá el responsable es el ciudadano. Nosotros los ciudadanos somos los responsables de dejarnos de llevar de las narices hacia proyectos violentos, que retrasan al país en todo orden de cosas”, remarcó.

Resaltó que los 28 años que han pasado han demostrado que hay graves indicios que tenemos un desprecio por la vida. “Si hubiéramos tenido aprecio por la vida y hubiéramos aprendido la lección que nos dejó la captura de Guzmán, hubiéramos implementado el mejor sistema de salud en Sudamérica con tantos millones de dólares que se robaron los líderes políticos o gobernantes o el sistema estructurado de corrupción que tiene el Estado. Los Estados Unidos invierten cientos de miles de millones de dólares en una organización de inteligencia para proteger su Estado y su país. Aquí miramos mal a la gente de inteligencia y a la gente que quiere darle seguridad al país”, expresó.

“Si los que entraron al Gobierno hubieran tenido una verdadera visión de país, con menos capacidad de generar muertos y con mucha más seguridad, si estos líderes se hubieran renovado ideológica y políticamente, hubieran hecho un reajuste de sus organizaciones, no tuviéramos hoy 24 partidos pretendiendo la presidencia de la República, no tuviéramos hoy el número más devastador de corrupción desde los gobernadores regionales, donde están involucrados ministros, congresistas, policías, militares, empresarios. Tenemos una tendencia perniciosa por la corrupción que no es nueva, es histórica”, anotó.

Ciudadanía ha dejado espacios a Sendero

También advirtió que “los terroristas y (operadores) encubiertos, que están trabajando en órganos generados, están haciendo su chamba, están cubriendo los espacios que los políticos y ciudadanos les hemos dejado y no por convicción sino por flojera y desidia”. “Los partidos no quieren hacer debate político e ideológico. Están entreverados en sus propios enredos ideológicos, entre la realidad y la fantasía, entonces le dejan espacios a Sendero Luminoso, para que esté en las universidades, en los lugares donde hay pobreza, para que organice a la gente ahí donde el Estado no va”, indicó.

“Estamos contribuyendo poderosamente a que el antidiscurso se convierta en discurso, a que la antítesis de lo que debe ser una sociedad, se convierta en tesis de lo que debe ser una sociedad. Nosotros estamos dando el espacio, ellos están haciendo su chamba, están trabajando a tiempo completo, están yendo a los lugares, están empolvándose los zapatos. La gente aprecia esas cosas, porque los están ayudando a organizarse. Los ciudadanos no saben que hay un proyecto violento y criminal detrás de esa cara bonita, detrás de esa lucha social”, subrayó.

Remarcó que la gente no sabe, pero nosotros debemos decirle qué está detrás de todo proyecto político en el que estas personas aparecen, como la gente del MRTA y que alguna gente de Izquierda lo está promoviendo, cuando incorporamos a Antauro Humala a un partido político que antaño fuera muy apreciado, cuando se meten a las fábricas, se meten a las minas, se van a los pueblos”. “No nos estamos dando cuenta de que nos están emboscando social, política y económicamente, estamos en 28 años de shock”, anotó.

“Parece que la filosofía de los antiguos partidos, entre ellos Acción Popular, se ha ido desvaneciendo con el tiempo. Esto demuestra que los violentos, los grupos terroristas que aman la violencia bajo el pretexto de que aman el Perú. Sencillamente tienen una estrategia, los partidos políticos no la tienen. Si cada peruano hiciera lo que tiene que hacer, estas cosas no pasarían. Esta es una responsabilidad política de todos. Acá hay Estado, empresa, sociedad civil. ¿Dónde está la sociedad civil organizada?”, dijo.

Ver entrevista…