4 DE CADA 10 PERUANOS CONSIDERA QUE VOLVEREMOS A LA NORMALIDAD RECIÉN A FINES DEL 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Nota de prensa 

A seis meses de esta pandemia tenemos que asumir que no tenemos el control de muchas cosas y aceptar que es una situación incontrolable, donde nos toca centrarnos en el presente y vivir el día a día tolerando la incertidumbre.

“La pandemia de COVID-19 nos ha traído inestabilidad, falta de control, estrés y una incertidumbre constante para la que no estábamos preparados a nivel psicológico, siendo uno de los aspectos más preocupantes es que el 40% de peruanos considera que volveremos a la normalidad recién a finales del 2021”, explicó el psicólogo y psicoterapeuta, Manuel Saravia Oliver, director del Instituto Guestalt de Lima (IGL),

El especialista explica que la frustración de no poder concretar metas y planes de vida a corto y mediano plazo genera estrés. “Generalmente el ser humano busca controlar su vida y ahora en consulta se observa a personas perder su equilibrio porque no pueden planificar su día a día. La realidad es que cuando las situaciones que creíamos controladas se convierten en imprevistos podemos angustiarnos y frustrarnos, pero también podemos adaptarnos”, dijo.

“A seis meses de esta pandemia tenemos que asumir que no tenemos el control de muchas cosas y aceptar que es una situación incontrolable, donde nos toca centrarnos en el presente y vivir el día a día tolerando la incertidumbre”, expresó.

A manera de ejemplo, Saravia indica que las personas más flexibles se están adaptando mejor, mientras que las más rígidas son las que más sufren. Esto se aplica a nivel personal, familiar y laboral. Aquellas personas que disponen de una mayor flexibilidad laboral son capaces de afrontar mejor las consecuencias psicológicas de la pandemia con la adopción de una actitud resiliente.

“Aprender a gestionar la incertidumbre está en manos de todos. Tendremos que aprender a vivir con el virus y sus consecuencias y buscar ayuda especializada en salud mental cuando sintamos que no podamos buscar situaciones por nosotros mismos”, aconsejó.

“Cualquier estrategia de comunicación social debería tomar en cuenta la salud mental y emocional de los peruanos hoy más que nunca porque ya diversos estudios reconocen que nuestras vidas han sido alteradas en las dinámicas personales, laborales, familiares y de pareja. Muchos han perdido seres queridos, empleos, tienen miedo a salir de casa, estrés por las noticias, etc.”, advirtió.

Saravia enfatizó que la pandemia de Covid-19 ha provocado una crisis de salud mental a una escala que nunca antes habíamos visto. “La Organización Mundial de la Salud ha reportado que la depresión, la ansiedad, el estrés y la violencia doméstica son una pandemia silenciosa sin precedentes”, subrayó.

Hablar diariamente de nuestros miedos y emociones en el hogar durante unos 20 minutos para saber cómo están nuestros seres queridos es una buena estrategia preventiva para estar alertas y prevenir problemas de salud mental