En Vivo

3123 OBSTETRAS SE INFECTARON DE COVID-19 Y 41 HAN FALLECIDO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Nota de prensa 

Al 25 de febrero del presente año, 3123 obstetras se han contagiado de COVID-19, durante el cumplimiento de sus labores, de los cuales, 41 han fallecido, 15 se encuentran hospitalizados y 6 están en UCI luchando por su vida, de acuerdo con el reporte nacional del Colegio de Obstetras del Perú.

La mortalidad de obstetras ha sido mayor en lo que va del 2021, habiéndose registrado entre enero y febrero un total de 18 fallecimientos, la mayoría en la región Lima-Callao.

Con relación a los contagios reportados desde el inicio de la pandemia, presentan mayor número de casos Lima-Callao 520, Loreto 441, Puno 223, Ayacucho 194, Cajamarca 178, Huancavelica 169 y Huánuco 162, que en conjunto concentran el 60,4 % del total.

La decana nacional del COP, Margarita Pérez Silva, expresa su preocupación por el incremento de contagios, ocasionados, en gran parte, por la falta de dotación oportuna y completa de implementos de bioseguridad para obstetras, la falta de pruebas para gestantes y la falta de ambientes diferenciados, entre otros factores. De igual forma, señala que muchos de sus colegas fallecieron esperando una cama en UCI.

“Nuestro gremio ha perdido a 41 valerosos obstetras que estuvieron en la primera línea de lucha contra la COVID-19, a pesar de que no contaban con todas las medidas de bioseguridad necesarias o, incluso, que presentaban comorbilidades asociadas a este virus, pero por falta de recurso humano continuaron trabajando, cubriendo turnos hasta de 24 horas. Ellos son héroes y heroínas de la salud pública del país”, resaltó.

Margarita Pérez hace un llamado a quienes dirigen la gestión en los establecimientos de salud públicos y privados, a brindar las herramientas de protección necesarias y atender de manera oportuna a obstetras infectados, para evitar que lleguen a desarrollar cuadros severos de la enfermedad. Asimismo, solicita al Ministerio de Salud acelerar y transparentar el proceso de vacunación, garantizando que todo el personal de salud, entre quienes se encuentran los obstetras, sea vacunado en la primera fase.