En Vivo

ENCRUCIJADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

En los momentos actuales es cuando se advierte por parte de un Estado, su empatía y consecuencia hacia con el contribuyente, especialmente con la pequeña y mediana empresa, que agobiado por la situación económica, necesita de apoyos consecuentes para cumplir con sus obligaciones tributarias de manera oportuna.

Es sabido que por el principio de capacidad contributiva, no debería el sujeto pasivo prescindir de cubrir sus mínimas necesidades empresariales, por honrar el pago de impuestos.

Pero en estos momentos, con la facturación que se genera y según las reglas nocivas del devengo, ya nace el IGV y el pago a cuenta del IR antes que se honren las facturas emitidas. En efecto, facturas 100 y deberás de pagar -descontando el IGV de compras-, el IGV calculado, a pesar de que no has cobrado esas facturas. Y en los pagos a cuenta del IR, lo mínimo que debes desembolsar es el 1.5% de esas facturas, igualmente bajo lsa reglas del devengo.

El contribuyente sabe de su deber de contribuir. Quiere hacerlo. No quiere condonaciones. Pero la situación pandémica y de encierros permanentes han hecho quebrar muchos negocios; y cuando a duras penas desea facturar, le viene el problema antedicho, añadiéndose los pagos -a partir de abril- de un ITAN a todas luces anti-técnico y no derogado.

Esta historia (o histeria) no solo afecta a las MYPES, sino ya alcanza a empresas mayores. Si advertimos crecimientos de recaudación (enhorabuena por ello), es porque ya no hay facilidades de pagos fraccionados, porque hay más cobros coactivos, o porque las grandes mineras han importado, entre otros aspectos ajenos al cumplimiento oportuno y natural de la mayoría de empresarios.

Instamos a que las autoridades de turno flexibilicen los pagos de las obligaciones tributarias  mensuales, y que como en el 2020, se otorguen facilidades. Porque si no, esa idea de ampliar la base tributaria será una mera utopía, y veremos muchas empresas quebradas y cerradas.

A la par, no se escuchan hoy en día propuestas de los candidatos a la Presidencia de la República que sean consecuentes con esta realidad descrita líneas arriba.

Parece ser que ideas como el “crear nuevos Impuestos”, “eliminar exoneraciones”, o los consabidos “slogans” de “ampliar la base de contribuyentes” y sin mayores explicaciones técnicas, -entre otras ideas recurrentes en las campañas- es más un grito al aire, a la búsqueda de ese voto indeciso y volátil, olvidando que hay en estos momentos un empresario que se la “faja”, que da trabajo y sustento familiar a sus colaboradores, y que hoy solo pide un poco de equidad para poder cumplir con el Fisco nacional.

Más articulos de Dr. Francisco Pantigoso Velloso da Silveira

Artículos de Opinión

En el Perú no existe control de precios. Luego de conocerse que cuatro ministros de Estado, incluido el de Salud,...
Por: Francisco Pantigoso Velloso da Silveira; catedrático de las Universidades del Pacífico, UPC y USS. Director de la Maestría en...
Se pretende darles un uso político anti inversión. Cabeceras de cuenca es un término que carece de definición legal. Las...
Por Antero Flores-Araoz Al igual que en otros países, la pandemia del COVID 19 que aún nos afecta en sus...

Programas Especializados

Previous
Next

Microprogramas

Previous
Next